domingo, 25 de septiembre de 2016

Para niños: Teo, Violeta Denou

Seguro que si habéis sido niños en los años setenta u ochenta del siglo XX en España conoceréis los libros de Teo. 
Teo es un niño pelirrojo de rizos esponjosos, mono naranja, jersey a rayas y edad indeterminada creado por Violeta Denou. 

Con él visitamos una granja, el zoo, montamos en tren, en avión y en barco, conocimos distintos tipos de deporte, dormimos en casa de una amiga, jugamos en casa y en la calle, fuimos al mercado y nos disfrazamos, entre otras muchas aventuras.

Esta serie de cuentos tuvo muchísimo éxito en su época y cuenta con más de treinta títulos. Son libros con una vocación didáctica que buscan mostrar a los niños situaciones cotidianas y especiales que seguramente vayan a vivir o habrán vivido, a través del personaje de Teo, sus familiares y amigos. 
Esta visión educativa se corrobora en las últimas dos páginas que son una guía didáctica de cada una de las historias para dar ideas a padres y profesores de cómo explicar las diversas situaciones que se presentan en ellos.

Ahora, que tanto me interesan los temas educativos, es posible que clasificara los libros de Teo como un material perfectamente válido para trabajar dentro de la filosofía Montessory, ya que presentan situaciones reales en las que niñas y niños se pueden ver reflejados y son una forma estupenda de trabajar estos temas cotidianos con ellos.
Los textos de estos cuentos son muy sencillos, cortos y descriptivos, y lo que más llama la atención son sus coloridas ilustraciones. 
Aunque es cierto que tienen un estilo que quizá para algunas personas, a día de hoy, puede resultar un poco "viejuno", pero que a mí me inspira mucha ternura y me recuerda a mi niñez.
Y... aunque me dé vergüenza lo voy a contar. Uno de mis primeros recuerdos es en mi guardería Petirrojo, un día que me cagué en un libro de Teo. Lo recuerdo perfectamente... la plasta encima de sus páginas, el sol de las cuatro de la tarde entrando por la ventana... en fin, aunque no lo parezca es un recuerdo muy poético para mí; ya veis que no me ando con remilgos con vosotros.

A M. también le han gustado mucho, y se ha pasado muchos ratos abstraída mirando sus ilustraciones, eso sí de un mundo que en cierto sentido ya no existe.

Teo en La granja, Teo va a casa de una amiga.






Entradas Relacionadas

Etiquetas

Acantilado (1) Agatha Christie (1) Alejandro Zambra (2) Alemán (3) Almudena Grandes (1) Alpha Decay (2) Amélie Nothomb (2) Anagrama (4) Anna Llenas (1) Antonio Palomar (1) Arturo Pérez-Reverte (1) Asuntos (26) Benjamin Black (1) Berlín (3) Biografías (3) Catherine Miller (1) Chris Wormell (1) Christa Wolf (2) Chuck Palahniuk (1) Ciencia ficción (4) Cómic (3) Consultorio lector (4) Cortázar (1) Crisis (8) Cristina Peri Rossi (1) Crítica (20) Cuando un escritor te decepciona (1) Cuentos (2) D. H. Lawrence (1) David Trueba (1) distopías (1) Don Delillo (1) ecología (3) Eduardo Halfon (1) Elvira Lindo (1) Elvira Navarro (2) Emilio Bueso (1) Emilio Urberuaga (2) Eric Carle (1) Escribir (8) Feminismo (3) Fondo de Cultura Económica (1) Gabriela Wiener (1) H.P. Lovecraft (1) Héctor Abad (1) Henry James (1) Hervé Tullet (1) Ilustración (3) Internet (3) Isaac Rosa (2) Italo Calvino (1) Jean Baudrillard (1) Jean Rhys (1) Jeffrey Eugenides (1) Jesús Carrasco (1) Jim Dodge (2) John Banville (1) John Irving (1) Jorge Herralde (3) Juan José Millás (1) Juanjo Sáez (1) Julio Cortázar (1) Kalandraka (2) Laura Gutman (1) Leer (2) Leo Leonni (1) Librerías (2) Libros para niños (35) Libros que leemos (3) Libros que leo (17) Listas (16) Luis Goytisolo (1) Luis Landero (1) Marta Sanz (1) Michael Bond (1) Mireia Pérez (1) Mondadori (1) Neil Gaiman (1) Nick Hornby (1) No ficción (4) Pablo Gutiérrez (1) Patricia Highsmith (1) Patrick Modiano (1) Poesía (3) Política (1) Pre-Textos (1) Reseñas (11) Roberto Bolaño (2) Rocío Martínez (1) Satoshi Kitamura (1) Sergio Bizzio (1) Silvia Nanclares (1) Siri Hustvedt (1) Siruela (1) Sociología (1) Thomas Brussig (1) Viajes (1)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...