domingo, 30 de agosto de 2015

La vuelta al mundo de Lupo, Oriannne Lallemand, Éléonore Thuillier




No sé por qué algunas de las fotos de esta entrada aparecen  giradas. Misterios irresolubles que me fastidian.


Lupo es el lobo con el hocico más largo de toda la literatura infantil, y no lo digo porque tenga mucho morro... y también es uno de los más buenos. Puedes conocerle en La vuelta al mundo de Lupo.
El problema es que Lupo se aburre mucho en su bosque, y como está harto del frío y de hacer muñecos de nieve, decide empezar un viaje fantástico, uno que le llevará a ¡dar la vuelta al mundo! Lupo visita muchos lugares del globo, y en algunos hasta escribe postales.

Mítica es la de París en la que les dice a sus amigos: "París es una ciudad preciosa. Aquí hay dos tipos de personas: las que tienen mucha prisa y las que están sentadas en las terrazas de los cafés. ¡Os echo de menos!".

Lupo también visita Londres y aunque al principio todos se asustan al verle, al final incluso conseguirá tomarse un té con la reina de Inglaterra.
En Venecia, Lupo come pasta, pizza y helado, y visita montones de museos, pero mientras navega en góndola echa mucho de menos a su novia Lupita... tanto que le escribe una postal proponiéndole que se case con él.

Después de visitar Europa, Lupo pone rumbo a África donde tendrá un pequeño percance con un cocodrilo y

bucea entre peces de colores en la exótica Madagascar. En Nepal, la hija del Yeti se enamora de él y le perseguirá por China, Australia, el divertido Carnaval de Río o Nueva York... aunque es un amor no correspondido. Cuando Lupo llega a Canadá decide que por fin quiere volver a su bosque y, una vez allí, con sus viejos amigos, su novia Lupita e incluso con la hija del Yeti, celebra su vuelta a casa.


La vuelta al mundo de Lupo
 me ha encantado. Es una historia muy divertida y simpática, y las ilustraciones son geniales. Sobre todo me ha gustado Lupo, un lobo entrañable y expresivo que se hace querer.
La trama es ágil y se presta a hablar con los niños sobre los diferentes países y ciudades que recorre Lupo, de las que siempre se dan un par de detalles representativos fáciles de reconocer por ellos. 
Me ha gustado el tipo de humor blanco, pero nada ñoño, que destila la historia y que hará que los padres y madres también nos los pasemos bien leyéndolo y nos riamos con ganas junto con los niños con las aventuras de Lupo.





viernes, 21 de agosto de 2015

El francotirador paciente, Arturo Pérez-Reverte

Quizá muchos de vosotros os echéis las manos a la cabeza cuando veáis el título de esta reseña. Pérez-Reverte es un escritor de best sellers que despierta entre los lectores bastantes fobias y no pocas filias (de ahí que venda tanto). Se le conoce sobre todo por sus novelas de la saga Las aventuras del capitán Alatristre, que fueron llevadas al cine con el buenorro Viggo Mortensen en el papel del capitán.
Yo hacía muchos años que no leía nada de este escritor, aunque debo reconocer que siendo adolescente, el thriller histórico-artístico La tabla de Flandes y su misterio de cuadro renacentista y atractiva restauradora, me enganchó. Y en ese momento, aún con poco bagaje lector, me pareció un gran libro. Leí también El club Dumas, misterio ambientado entre la Francia de los mosqueteros y la España actual, pero nuestro idilio terminó con La carta esférica, un puro infumable que abandoné en cuanto me di cuenta del calibre de su plumbez. Ya intuía la formula que Pérez-Reverte parecía aplicar a todas sus novelas. Es posible que en algún momento asomara la nariz por alguno de los libros del capitán Alatristre, pero la verdad es que el recuerdo lo tengo muy borroso, así que ni siquiera sé si pasó en realidad. No se me hubiera ocurrido volver a leer ningún libro suyo, pero se juntaron dos casualidades:
  • La primera es que acabo de corregir un monumental catálogo razonado sobre un conocido grafitero español.
  • Y la segunda es que me encontré El francotirador paciente en la biblioteca de mis tíos, en Madrid.
La novela cuenta la historia de Alejandra Varela, una especialista en arte urbano que busca al esquivo y escurridizo grafitero Sniper para hacerle una oferta que le sacará de la clandestinidad y que le convertirá en un artista reconocido. Con esta temática Arturo Pérez-Reverte cambia su querencia por las novelas históricas o de época y se sitúa en la época actual, lo cual chirría. Aquí no hay el lucimiento de una buena y cuidada documentación y hay fragmentos que suenan falsos, construidos para un fin.
La novela enseguida se desliza por los derroteros del thriller de esquema cazador-presa, en la que los papeles de ambos son ambiguos y fluctuan. La búsqueda de Sniper llevará a Alejandra de Madrid a Lisboa y después a Verona y a Nápoles.
Me interesaba la labor de documentación sobre el mundo del grafiti y los grafiteros, que es correcta pero que tampoco me ha descubierto mucho que yo ya no supiera. Y... bueno. Es una novela con una estructura bastante sencilla en la que no es difícil ir adelantando lo que va a pasar a continuación, menos el final que da una vuelta de tuerca inesperada al argumento y que me ha hecho sonreír ante los ilusionismos del oficio, que aquí son efectistas, funcionan, pero que si se leen con calma se les ve el truco (y eso es lo peor que le puede pasar a un prestidigitador).
Los personajes de la novela son bastante planos y sin profundidad psicológica, y todo lo que hacen y dicen se ve que está supeditado al desarrollo de la trama de misterio. El lector siente, al leer, que podría estar viendo las notas de trabajo de Pérez-Reverte, y eso hace que se lea con distancia y sin llegar nunca a creérsela. 
Mi conclusión es que El francotirador paciente es una novela floja de un escritor cansado.





Entradas Relacionadas

Etiquetas

Acantilado (1) Agatha Christie (1) Alejandro Zambra (2) Alemán (3) Almudena Grandes (1) Alpha Decay (2) Amélie Nothomb (2) Anagrama (4) Anna Llenas (1) Antonio Palomar (1) Arturo Pérez-Reverte (1) Asuntos (26) Benjamin Black (1) Berlín (3) Biografías (3) Catherine Miller (1) Chris Wormell (1) Christa Wolf (2) Chuck Palahniuk (1) Ciencia ficción (4) Cómic (3) Consultorio lector (4) Cortázar (1) Crisis (8) Cristina Peri Rossi (1) Crítica (20) Cuando un escritor te decepciona (1) Cuentos (2) D. H. Lawrence (1) David Trueba (1) distopías (1) Don Delillo (1) ecología (3) Eduardo Halfon (1) Elvira Lindo (1) Elvira Navarro (2) Emilio Bueso (1) Emilio Urberuaga (2) Eric Carle (1) Escribir (8) Feminismo (3) Fondo de Cultura Económica (1) Gabriela Wiener (1) H.P. Lovecraft (1) Héctor Abad (1) Henry James (1) Hervé Tullet (1) Ilustración (3) Internet (3) Isaac Rosa (2) Italo Calvino (1) Jean Baudrillard (1) Jean Rhys (1) Jeffrey Eugenides (1) Jesús Carrasco (1) Jim Dodge (2) John Banville (1) John Irving (1) Jorge Herralde (3) Juan José Millás (1) Juanjo Sáez (1) Julio Cortázar (1) Kalandraka (2) Laura Gutman (1) Leer (2) Leo Leonni (1) Librerías (2) Libros para niños (35) Libros que leemos (3) Libros que leo (17) Listas (16) Luis Goytisolo (1) Luis Landero (1) Marta Sanz (1) Michael Bond (1) Mireia Pérez (1) Mondadori (1) Neil Gaiman (1) Nick Hornby (1) No ficción (4) Pablo Gutiérrez (1) Patricia Highsmith (1) Patrick Modiano (1) Poesía (3) Política (1) Pre-Textos (1) Reseñas (11) Roberto Bolaño (2) Rocío Martínez (1) Satoshi Kitamura (1) Sergio Bizzio (1) Silvia Nanclares (1) Siri Hustvedt (1) Siruela (1) Sociología (1) Thomas Brussig (1) Viajes (1)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...