viernes, 15 de diciembre de 2017

Buenas noches, Puntillas, Polly Dunbar

Buenas noches puntillas, Polly Dunbar

(Libros para niños)

Este es uno de los libros que ya llevan bastante tiempo en un armario para dejar sitio a todos los nuevos, pero también es uno de los clásicos en nuestra biblioteca, uno de los que a M. le encantó y que miramos y leímos una y otra vez durante mucho tiempo.

Buenas noches puntillas, Polly Dunbar
Puntillas es un conejito de orejas imposibles que es uno de los seis personajes de esta colección.
Todos ellos están creados de forma que a una se le derrite el corazón de ternura. 


Son muy entrañables y divertidos y están dotados de algunos de los rasgos de carácter que hacen tan especiales a los niños, y que algunos autores de libros infantiles consiguen reflejar en sus creaciones (lo cual no es nada fácil). 
Buenas noches puntillas, Polly Dunbar
Armando ruido

Esto hace que los pequeños lectores a los que les leemos la historia se sientan muy identificados con ellos y por eso les guste tanto.

Buenas noches puntillas, Polly Dunbar
Aquí tenemos a Romeo y a Tilly

Buenas noches puntillas, Polly Dunbar
Aquí están Plu, Dudu y Pataplan y Romeo, muertos de sueño.
Tilly y sus cinco amigos viven en una casa amarilla de líneas fantasiosas. Las ilustraciones se centran en ellos y así, aunque los colores utilizados no son muy chillones, resaltan sobre los fondos de colores planos.
Buenas noches puntillas, Polly Dunbar

Podemos pensar que Tilly es una niña y todos los demás personajes son sus peluches, que cobran vida cuando están solos, lejos de la mirada de los adultos (este es un leiv motiv recurrente en la temática infantil). Pero seguro que los niños lo interpretan de otra forma.

En esta aventura, Tilly hace el ritual nocturno para que todos tus amigos se vayan a dormir, pero puntillas no tiene sueño, se inventará mil locuras y formará una gran lío antes de caer rendido...

Buenas noches puntillas, Polly Dunbar
Exactamente como hacen los niños pequeños, los conocidos como todlers en inglés, pequeñajos de entre uno y o cuatro años, que, para que negarlo, están locos.

Y Polly Dunbar, en esta serie, ha captado su maravillosa "locura". En cada uno de los libros uno de los personajes será el protagonista y tratará un tema importante para los niños en su día a día, así como divertidas maneras de lidiar con el aprendizaje vital que implica ir creciendo (sin moralinas y con un lenguaje limpio y directo dirigido a los niños/as y no tanto a sus padres, como sí pasa con otros libros infantiles).

Buenas noches puntillas, Polly Dunbar
Puntillas no para de liarla

Al fin y al cabo, él aún no quiere irse a dormir

Esta es la página web de la autora, que podéis visitar para ver otras de sus creaciones.










La serie de Tilly y sus amigos se compone de los siguientes títulos: Querido Romeo, Hola Tilly, ¡Qué guapa eres, Plu!, ¿Dónde está Patapam?




Y después de ocuparse de todos ellos... Tilly se siente triste por no tener a nadie con quien dormir, pero...


no contaba con puntillas, que siempre está dispuesto a ayudar, aunque se ponga muy pesado para irse a dormir.






* (Si te gusta este libro y no puedes conseguirlo en tu librería de barrio o en la biblioteca (que siempre son las opciones más recomendables), puedes comprarlo a través de este enlace y ayudarme a mantener el blog. Muchas gracias).

domingo, 26 de noviembre de 2017

Clavícula, Marta Sanz




Clavícula, Marta Sanz


Hay dos tipos de libros de Marta Sanz, unos son los de ficción, como Farándula, (que no me gustan nada) y otros los autobiográficos, como Lección de anatomía y este: Clavícula, que son los que me hacen apreciar su escritura y la gran escritora que es.


Esta es una novela / reflexión / ensayo / libro híbrido sobre la enfermedad, la hipocondria y la precariedad del mundo cultural. Y sobre las complejas pero fluidas relaciones entre estos tres elementos materializados en la vida de Marta Sanz.


El libro empieza con una punzada, un dolor en un punto indeterminado cerca de la clavícula, que sirve de pretexto (que fea palabra para lo que en realidad siente la escritora), para el tema y el proceso creativo de este libro, que va avanzando a la vez que avanza el dolor, las inseguridades, los miedos al futuro... de la autora.


Resuena conmigo porque yo también soy hipocondriaca. Y es una enfermedad incomprendida y denostada por todos los que te rodean, a los que torturas con tus preocupaciones de salud.


Como dice Silvia Nanclares:

"La emoción es el nuevo punk". 

Entonces este libro es muy punki, aún más cuando habla de dinero, de la desazón de creerte de una clase social, pero no tener dinero real para permitírtelo. Y si ella, autora consagrada, está así, imaginaos cómo esta el resto de las personas que se dedican, nos dedicamos, a las letras.

Habla de dinero, con cifras, sin miedo ni verguenza, porque no hay que esconder lo malo, lo difícil, ni cargar con una culpa individual magnificada de lo que en realidad es un problema social: lo pésimamente remunerado que está todo lo que tenga que ver con el mundo de la cultura.


Algunas de las declaraciones de intenciones de Clavícula:

"Es posible que no haya motivos para marcar una línea divisoria y separar con un bisturí los temas literarios de los temas rutinarios, los manojos de cebolletas o las copias de las llaves de la extraña y mórbida descomposición del señor Valdemar".


También hay reflexiones contra la dictadura de la juventud, la turgencia de la vagina y los orgasmos gimnásticos cuando ya se tienen 50, y que sea por obligación, que lo que le jode, sobre todo, es la obligación.


"Pero sé que el estrés es una de las causas de la ausencia de deseo, más allá del desgaste, la saturación, la edad, el aburrimiento, la falta de ocurrencias, la pereza, el miedo, la abulia en sí, las ganas de olvidar el propio cuerpo por dentro y por fuera...


Y sobre los síntomas sociales de la hipocondria.
(Esto podría haberlo escrito yo de mi puño y letra)...

"No me he encerrado en casa y he comentado con todo el mundo las características e intensidad de mis síntomas. El color de mi enfermedad y mis evoluciones. Ahora he de rendir cuentas con todos los que me han escuchado. Siento la mala conciencia de haber sido muy pesada y ahora necesito tranquilizar a mis amigos. Pegar un cerrojazo. No hablar más del asunto. Mentir".


Hablar así sobre el dolor, desde la víscera y la verdad es muy valiente y ya es hora de que la literatura también saque estos temas a la luz y que sean considerados igual de válidos que un análisis histórico o una epopeya familiar.

(*Si te interesa este libro y no lo encuentras en tu librería de barrio o en la biblioteca, puedes comprarlo a través de este enlacey ayudarme a mantener el blog. Muchas gracias.) 



domingo, 19 de noviembre de 2017

Flores en las grietas. Autobiografía y literatura, Richard Ford


Flores en las grietas. Autobiografía y literatura, Richard Ford

Flores en las grietas es una recopilación de artículos, ensayos, prólogos a otros libros y reflexiones de Richard Ford, sobre todo sobre literatura y escritores, pero también sobre la vida, así en general, sobre la extrañeza y la magia que la caracterizan.

De nuevo estoy ante un escritor al que no conozco más que de nombre y del que aún no he leído ninguna novela ni relato, así que este collage literario es mi primer acercamiento a su escritura. Y me gusta.

La primera impresión que me llevo de esta recopilación de escritos de Richard Ford es su inmenso amor por la literatura, por su apuesta por la ficción como forma de acercarse al mundo y herramienta privilegiada para redimir sus miserias y su crueldad.

En "Qué escribimos, por qué lo escribimos y a quién le importa" (ya solo el título me da una pequeña descarga de placer en mi hipotálamo de escritora), Ford se dirige a una audiencia de jóvenes escritores o estudiosos de la literatura tocando las cuerdas justas, aquellas que que separan el plumbor académico  de la visceralidad real de la escritura y de su papel en la sociedad. 

"En efecto, en esos momentos de impotencia, el impulso de escribir o de leer una novela debería ser un impulso salvador".



"En consecuencia, últimamente he pensado a veces que ha de ser muy difícil comenzar a escribir hoy, en un tiempo universitario en el que relatos y novelas son reducidos a la condición de textos a los que se atribuyó el significado opuesto al que evidentemente tienen". 


(Artículo plagado de lúcidas reflexiones sobre lo que ha supuesto la irrupción de los estudios culturales y comparados en las cátedras de Literatura de las universidades norteamericanas, y como estos, más allá del valor innegable de nombrar y dar voz a los márgenes, le quitan todo el valor a la ficción, a lo literario, en favor de la Historia, la psicología o el análisis sociológico).

"(...) en el que piensa que la literatura está en quiebra y es aburrida".

 Flores en las grietas da para mucho más y ha sido un placer leerlo, pero esto es todo lo que me apetece contar sobre él. Si os pica la curiosidad, buscad al hombre del pelo blanco.




domingo, 10 de septiembre de 2017

El secuestro de la bibliotecaria, Margaret Mahy





En El secuestro de la bibliotecaria tenemos a dos personajes principales: Ernestina Laburnum y Bienvenido Bienhechor. Este último es el jefe de una banda de malhechores. Muy a su pesar (solo hay que ver las ilustraciones), produce más ternura que miedo, casi es un hipster de barba lustrosa. 

El caso es que la banda de Bienvenido decide raptar a la señorita Ernestina, la bibliotecaria del pueblo. Ella se sorprende mucho porque es huérfana y no tiene dinero, pero los bandidos le aclaran que su intención es pedir por ella un rescate al ayuntamiento.

Con lo que no cuenta Bienvenido es con que Ernestina ha estado expuesta al sarampión ya que visitó a una amiga cuyos cuatro hijos estaban infectados y... todos los bandidos se contagian. 

Aquí tenemos el primer giro de la historia, la señorita Laburnum ya no es una pobre damisela en apuros, sino que ahora es la persona que maneja la situación y que en su biblioteca puede acceder al Diccionario práctico de medicina familiar para tratar la enfermedad y aliviar los síntomas de los bandidos.

Ernestina insta a Bienvenido a quedarse con los demás en cuarentena, por lo que no podrán robar hasta que estén completamente recuperados. Bienvenido, con un suspiro, le da la razón a Ernestina y le deja ir a la biblioteca a sacar el libro "Puede ir a buscar el libro y nos olvidaremos del secuestro de momento. Pero solo de momento, ¿eh?", le dice.

A la vuelta de la biblioteca, Ernestina se transforma en enfermera de los ladrones, pero no solo en eso, ya que llega cargada de libros y para hacerles más amena la convalecencia en cama empieza a leerles. "Empezaremos por Ali Babá y los cuarenta ladrones. Luego iremos leyendo libros más complicados". Nunca nadie había leído a los ladrones y ellos se deleitaban con Alicia en el país de las maravillas, Robín de los bosques y tantas otras historias. 

El Diccionario práctico de medicina familiar resultó de lo más útil y Ernestina encontró en él un montón de recetas de cocina muy apetitosas que le copió al bandido jefe para que toda la banda empezara a comer mejor. 

"Como ya había abandonado la idea de secuestrar a la bibliotecaria, el jefe pensó en secuestrar el libro. Pero la señorita Laburnum no se lo permitió".

Al final, llegaron al acuerdo de que los ladrones podrían ir a la biblioteca y consultar o tomar en préstamo los libros que les apeteciera... y esto solo es el principio de un enamoramiento entre los bandidos y los libros, y entre Bienvenido y alguien más.



Pero como no os quiero reventar más el cuento, el resto de la historia la dejo en suspenso para que la leáis (o más posiblemente se la leáis a los nenes). 


Esta pequeña novela para niños/as tiene muchos puntos a su favor para que me guste:

1. Está ilustrada por Quentin Blake, el fresco, irreverente y divertido ilustrador de cabecera del incomparable escritor Roald Dahl. A Quentin Blake lo tengo grabado en un rincón profundo de mi memoria de niña, así que cuando veo sus dibujos salivo como el perro de Paulov.

2. La protagonista es bibliotecaria, una profesión estupenda, y también es valiente y resolutiva... Como lo son millones de mujeres, aunque no aparezcan así retratadas en suficientes libros, y menos de literatura infantil.

3. Es una relectura sin melindres del mito de la bella y la bestia sin machismo encubierto.

* (Si te gusta este libro y no lo encuentras en tu librería de barrio o en la biblioteca, puedes comprarlo a través de este enlace y ayudarme a mantener el blog. Muchas gracias). 



Etiquetas

Acantilado (1) Agatha Christie (1) Alejandro Zambra (2) Alemán (3) Almudena Grandes (1) Alpha Decay (2) Amélie Nothomb (2) Anagrama (6) Anna Llenas (1) Antonio Palomar (1) Arturo Pérez-Reverte (1) Asuntos (26) Benjamin Black (1) Berlín (3) Biografías (3) Catherine Miller (1) Chris Wormell (1) Christa Wolf (2) Chuck Palahniuk (1) Ciencia ficción (4) Cómic (3) Consultorio lector (4) Cortázar (1) Crisis (8) Cristina Peri Rossi (1) Crítica (20) Cuando un escritor te decepciona (1) Cuentos (2) D. H. Lawrence (1) David Trueba (1) distopías (1) Don Delillo (1) ecología (3) Eduardo Halfon (1) Elvira Lindo (1) Elvira Navarro (2) Emilio Bueso (1) Emilio Urberuaga (2) Eric Carle (1) Escribir (8) Feminismo (3) Fondo de Cultura Económica (1) Gabriela Wiener (1) H.P. Lovecraft (1) Héctor Abad (1) Henry James (1) Hervé Tullet (1) Ilustración (4) Internet (3) Isaac Rosa (2) Italo Calvino (1) Jean Baudrillard (1) Jean Rhys (1) Jeffrey Eugenides (1) Jesús Carrasco (1) Jim Dodge (2) John Banville (1) John Irving (1) Jorge Herralde (3) Juan José Millás (1) Juanjo Sáez (1) Julio Cortázar (1) Kalandraka (2) Laura Gutman (1) Leer (2) Leo Leonni (1) Librerías (2) Libros para niños (36) Libros que leemos (3) Libros que leo (17) Listas (16) Luis Goytisolo (1) Luis Landero (1) Marta Sanz (2) Michael Bond (1) Mireia Pérez (1) Mondadori (1) Neil Gaiman (1) Nick Hornby (1) No ficción (4) Pablo Gutiérrez (1) Patricia Highsmith (1) Patrick Modiano (1) Poesía (3) Política (1) Pre-Textos (1) Reseñas (11) Richard Ford (1) Roberto Bolaño (2) Rocío Martínez (1) Satoshi Kitamura (1) Sergio Bizzio (1) Silvia Nanclares (1) Siri Hustvedt (1) Siruela (1) Sociología (1) Thomas Brussig (1) Viajes (1)


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...